¿Por qué está bien amarte a ti mismo?


¿Por qué está bien amarte a ti mismo?

Aceptarte a ti mismo es difícil. Es difícil estar bien con tus defectos e inseguridades. Es difícil aceptar los caprichos que te hacen a ti. Pero en algún momento tiene que hacerse.

Tienes que estar bien contigo mismo y con quién eres. Algunas personas se sienten incómodas al sentirse confiadas, se sienten incómodas con el hecho de que no se odian a sí mismas, como tantos otros parecen hacerlo en estos días.

Pero ese no debería ser el caso, deberías amarte a ti mismo y deberías estar bien con el hecho de amarte. Aquí te van algunas razones por las que está bien ser feliz con quien eres:

Vas a pasar el resto de tu vida contigo mismo

Tienes que pasar toda la vida siendo tú, por lo que debes aceptarlo y ya. Probablemente hayas pasado por muchas situaciones, pero todos tienen su propia historia personal, algunas más duras que otras, pero eso no hace que las de los otros sean más pequeñas. Está bien tomar un descanso y simplemente aceptar quién eres y la vida que vives.

No sigues el status quo

No está bien odiarte a ti mismo. Por alguna razón desconocida, parece haber una idea no expresada de que revolcarse en el autodesprecio es lo que hay que hacer, especialmente como adulto joven, en nuestra sociedad.

Existe esta extraña glorificación y énfasis en no estar bien contigo mismo. Esto está mal, y debes sacarlo de tu cabeza, pues debes amar todo de ti de manera incondicional, siempre.

Mejoras como ser humano

Trabajar para mantenerse física, mental y emocionalmente saludable es algo muy bueno. Te mantiene ocupado y te mejora como ser humano. Esto es bueno, y está bien reconocer que te cuidas mucho. Es bueno que te atribuyas el mérito por el trabajo que haces.

Haces felices a tus padres

Tus padres pasaron mucho tiempo tratando de convertirte en la persona maravillosa que eres hoy. Si no te amas a ti mismo, o no aceptas el hecho de que estás bien contigo mismo, honestamente les romperás el corazón.

Los padres generalmente quieren que sus hijos sean felices, pues pasaron años vertiendo alma y corazón. Entonces, ¿por qué querrías decepcionarlos ahora solo porque haces sonidos raros cuando ríes?

Te ves atractivo

La confianza es atractiva. Aceptémoslo, cuando alguien entra en una habitación y no parece tener miedo de cada ser humano a su alrededor, es algo muy positivo, pues le hace 100 veces más atractivo. Te provoca ser amigo de esa persona y gozar de su compañía. ¡Sé esa persona!

No vives sintiéndote decepcionado

Eres tu peor crítico. Es un cliché, pero probablemente sea cierto. Nadie es tan duro contigo o piensa tan duramente sobre ti como lo haces tú. Está bien aligerarte y no ser tan duro contigo mismo. Entonces, está bien reconocer el hecho de que no siempre te estás castigando por pequeñas cosas.

Siempre habrá un punto medio feliz

Cuando se trata de la apariencia física, sentirse seguro de sí mismo está bien. Si crees que te ves bien y quieres publicar esa selfie, hazlo. No tienes que ser un narcisista, pero no tengas miedo de reconocer que en realidad eres un humano atractivo. Existe un punto medio feliz, encuéntralo y vive feliz.

Sientes seguridad

Aceptarte a ti mismo por lo que eres es difícil. Si eres una persona lo suficientemente fuerte como para hacerlo, enorgullécete de ello. Siéntete orgulloso de que hayas aprendido a ser tú mismo, que hayas aprendido a amarte a ti mismo y seas feliz con quien eres.

Es algo bastante sorprendente que no todos pueden decir, por lo que deberías decirlo si puedes.

Creces constantemente

Lo más probable es que seas un ser humano único e increíble. Aunque es realmente difícil, trabajar para aceptarte y mejorar en todos los sentidos de tu existencia y de tu vida, es importante, y francamente, es importante para sobrevivir. Tú eres tú y eres increíble.

Debes aceptarte a ti mismo y debes amar que lo has hecho. Nunca dejas de trabajar en ti mismo, pero debes saber que eres tan bueno como tu propia transformación, y está perfectamente bien saber eso.

La gente siempre dice que está bien no estar bien. También está bien saber que estás bien. Si estás contento y saludable, y lo sabes, probablemente porque lo has estado haciendo, aduéñate de eso.

Sé feliz de ser feliz, y ten presente que es perfectamente aceptable ser feliz por tu propio bien.

Edith Gómez
Editora – gananci.com https://www.linkedin.com/in/edithgomezbenitez   
   

Llamar para Informes